Infoguia.com

Resistencia a los antibióticos

Resistencia a los antibióticos
Fecha de Publicación: 11-12-2017
Fecha de Actualización: 11-12-2017

El uso inadecuado de antibióticos, contribuirá a que las bacterias que generan las enfermedades, se hagan resistentes a su acción.

Muchas veces hemos oído hablar de la resistencia a los antibióticos, que las bacterias “se hacen resistentes”. Esto simplemente significa que el antibiótico deja de funcionar, es decir, no elimina a la bacteria cuando antes sí lo hacía. ¿Por qué razón? La base del desarrollo de la resistencia está en la selección de cepas. El antibiótico no induce resistencia, solamente selecciona. Es una interferencia en el proceso de selección natural. Donde antes se seleccionaban las bacterias más aptas para la supervivencia en el sitio del organismo de que se trate, en presencia del antibacteriano, sobrevivirán solamente aquellas variantes capaces de resistir a las concentraciones de antibiótico presentes en ese lugar; de esta manera, el antibiótico se convierte en el primer factor de selección.

¿Cómo logran las bacterias conseguir esta resistencia? El primer paso es una mutación que permite que algún mecanismo bacteriano cambie lo suficiente para que el antibiótico no pueda actuar. Sobre esta mutación actúa luego la selección ejercida por el antibiótico. Posteriormente, y de manera aún más importante, nos encontramos con la transferencia de material genético de unas bacterias a otras. Las bacterias son capaces de transferir parte de su material genético de unas a otras y eso es  lo que hacen con estas mutaciones que le confieren resistencia.

Existe en ocasiones un problema aún mayor: la multi-resistencia. Se trata de microorganismos resistentes a varios antibióticos a la vez. Hay que recordar que esta resistencia múltiple sigue siendo transferible a otras bacterias. Y esta multi-resistencia transmisible es muy importante, porque significa que si, por ejemplo, una bacteria multi-resistente provoca una neumonía, los antibióticos de uso más común en esta enfermedad (“de elección”) pueden no tener efecto y si la multi-resistencia es amplia, puede que sea realmente difícil curarse de esa neumonía.

Por estas razones, cobra vital importancia el uso adecuado de los antibióticos. El empleo racional y preciso de los antibióticos provocaría que las resistencias fueran mucho menos frecuentes de lo que son en la actualidad. He aquí algunos de los errores más típicos en su uso:

-Empleo innecesario de antibióticos: es una actitud bastante frecuente y se debe a diagnósticos incorrectos o a automedicación. Hay que recordar que gran parte de las infecciones son de origen viral y por lo tanto, no responden a antibióticos.

-Dosis incorrectas: si la dosis es baja repercutirá probablemente en la selección de bacterias resistentes.

-Intervalo prolongado entre dosis: este aspecto provocará que las concentraciones de antibiótico  caigan por debajo de las necesarias durante un período demasiado largo y eso llevará al fracaso terapéutico y a la selección de resistencias.

-Duración del tratamiento: este es uno de los puntos más importantes. Si el tratamiento es demasiado largo, corremos el riesgo de seleccionar bacterias resistentes. Por otra parte, si el tratamiento es demasiado corto, seguramente fallará la terapia.

Según algunos registros hechos por el Ministerio de Sanidad en España, el mayor consumo de antibióticos se produce en el ámbito extra-hospitalario (90% del total). A su vez, el 85% de este consumo se destina a tratar infecciones respiratorias. En un estudio publicado en el año 2001, España resultaba ser el segundo país con un consumo más alto de antibióticos de Europa, después de Francia. Además, según otro trabajo de 2006, la nación ibérica se encuentra entre los que presentan un mayor grado de automedicación con antibióticos en Europa.

El desarrollo de los antibióticos y uso extendido a partir de mediados del siglo XX cambió trascendentalmente las condiciones sanitarias de la población, contribuyendo decisivamente a un aumento en la esperanza de vida. Aunque tienen diversos mecanismos de acción en diferentes procesos de las bacterias, éstas son “inteligentes” y pueden hacerse resistentes y escapar de la acción de los antibióticos, situación que se puede combatir, utilizándolos de forma racional.

Infotips
Las ratas y ratones pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza, ya que suelen contaminar nuestro hogar,...
Emprender un negocio es una decisión importante que muchas personas suelen tomar, ese deseo de...
Tal vez has visto una obra de teatro, un baile o escuchado a alguien decir que se quiere dedicar a las artes...
Horvenca Aragua en