Infoguia.com

Tipos de vacunas

Tipos de vacunas
Fecha de Publicación: 11-12-2017
Fecha de Actualización: 11-12-2017

El campo de las vacunas sigue en expansión y estudio para mejorar y optimizar su acción.

Las vacunas se pueden clasificar en muchos tipos según diferentes criterios. Siguiendo un fundamento epidemiológico, se dividen en sistemáticas y no sistemáticas. Las primeras serían las de aplicación universal a todas las personas -salvo que haya contraindicaciones de carácter individual- y las segundas son de aplicación individual según las características de cada sujeto y de sus características particulares de vida.

Según la naturaleza del agente infeccioso frente al que se pretende proteger al organismo, las vacunas se pueden clasificar como bacterianas y víricas si previenen la aparición de una enfermedad producida por una bacteria o un virus, respectivamente.

En cambio, si consideramos la tecnología de producción de la vacuna, se clasificarían como vacunas vivas atenuadas, inactivadas o muertas, de subunidades, toxoides y conjugadas.

Profundicemos un poco en lo que concierne en este tipo de clasificación de las vacunas.

Vacunas de microorganismos vivos atenuados. Contienen el microorganismo vivo pero en una forma atenuada o debilitada, de manera que no pueda causar la enfermedad. Es el tipo de vacuna que mejor imita lo que sería la infección natural, por lo que el sistema inmunológico aprende fácilmente a generar la protección frente al microorganismo. Al tratarse de microorganismos vivos, estas vacunas se han de mantener refrigeradas. Su efecto suele durar de por vida con una o dos dosis.

Vacunas inactivas o muertas. En este tipo de vacunas, el microorganismo no está debilitado sino muerto, de manera que no puede reproducirse ni causar la enfermedad. Tampoco es tan vital mantenerlas refrigeradas, lo que las hace más seguras y más estables, siendo más sencillo su transporte. La desventaja es que la respuesta inmunológica que desencadenan no es tan intensa como la de las vacunas atenuadas y suelen ser necesarias varias dosis de refuerzo para poder mantener la inmunidad frente al microorganismo.

Vacunas de subunidades. Estas vacunas están compuestas sólo por las partes del microorganismo que mejor respuesta inmunológica producen. Al no contener el microorganismo completo sino gran parte de sus moléculas y antígenos, estas vacunas resultan más seguras y producen menos reacciones.

Vacunas de toxoides. Muchos microorganismos producen la enfermedad a través de una toxina. Para inmunizar frente a estos agentes infecciosos se utilizan vacunas de toxoides. El toxoide no es otra cosa que la propia toxina sometida a un tratamiento para quitarle su capacidad de provocar la enfermedad, pero sin que pierda su capacidad de generar una respuesta protectora por parte del sistema inmunológico.

Vacunas conjugadas. Estas vacunas han venido a solucionar un serio problema que existía con otros tipos de vacunas: los niños muy pequeños no respondían frente a ciertas vacunas porque su organismo no reconocía los antígenos presentes en ellas. La incorporación a estas vacunas de antígenos de otros microorganismos distintos a aquellos frente a los que se trata de inmunizar, ha conseguido que el organismo de estos niños sí genere una respuesta.

Vacunas combinadas. Son las que contienen dos o más vacunas y que se administran en el mismo momento y en el mismo lugar del cuerpo. Como ventajas de su aplicación, tenemos que se necesitan menos inyecciones, con lo que facilitan la vacunación y suponen un ahorro económico. Su inconveniente principal es que resulta muy complejo alcanzar los niveles requeridos de seguridad, eficacia y efectividad.

Ejemplos muy conocidos de vacunas combinadas son la de la difteria, tétanos y tos ferina o la triple vírica (sarampión, rubéola y parotiditis) y las hay combinadas contra distintos tipos de meningococo, de hepatitis (A y B) y otras.

Vacunas obtenidas mediante tecnologías de vanguardia. El uso de nuevas tecnologías inmunológicas, especialmente de ingeniería genética, está permitiendo producir nuevas vacunas muy diferentes de las clásicas, que en algunos casos han supuesto un gran avance, como el caso de las vacunas de ADN, que aún en fase experimental, son prometedoras ya que atacan directamente el material genético del microbio en lugar de hacerlo en todo el organismo y sus partes.

Infotips
Emprender un negocio es una decisión importante que muchas personas suelen tomar, ese deseo de...
Riccmart Servi en

Infotips Recomendados