Buscar Empresas en Venezuela

Seleccione Estado
Seleccione el Estado Amazonas Anzoategui Apure Aragua Barinas Bolívar Carabobo Cojedes Delta Amacuro Falcón Falcón (Morrocoy) Falcón (Paraguaná) Gran Caracas Guarico Lara Mérida Miranda Miranda (Altos Mirandinos) Miranda (Barlovento) Miranda (Guarenas / Guatire) Miranda (Valles del Tuy) Monagas Nueva Esparta Portuguesa Sucre Tachira Trujillo Vargas Yaracuy Zulia Zulia (Costa Oriental de Lago)
En un click lo encuentras todo!

Hablar con un desconocido, ¿qué decir, qué permitir?

Compartir esta página:
    
Hablar con un desconocido, ¿qué decir, qué permitir?
Al hablar con desconocidos, debemos ser prudentes principalmente para resguardarnos y mantener nuestra integridad y seguridad

Es muy probable que aún siendo adultos recordemos una frase contundente y lapidaria que, tanto nuestros padres como nuestros abuelos pronunciaban cuando nos disponíamos a salir de casa hacia la escuela, el parque o a practicar algún deporte… “no hables con extraños”.

De seguro, estas cortas pero certeras palabras despertaban en nosotros sentimientos encontrados, como rebeldía o resistencia a esta “orden”, algo de miedo o ansiedad o en algunos casos, duda, sobre todo cuando éramos más pequeños, por no comprender en el momento, la razón de esta prohibición.

En épocas pasadas, cuando no existía el Internet, la advertencia de no hablar con extraños se limitaba al hecho real de salir de casa y evitar el riesgo de hablar con un desconocido, quizá un poco más allá, involucraba una conversación telefónica con alguien que marcara equivocado a nuestra casa y llegásemos a atender dicha llamada.

Pero desde que existe internet o la gran red de las telecomunicaciones, este riesgo de hablar con un extraño, se extrapoló exponencialmente en virtud de la gran penetración de las distintas redes sociales como el Facebook, Instagram o Badoo, que permiten hacer contacto con desconocidos sin salir de casa, solo con tener a disposición un computador personal o incluso, un teléfono celular.

Ahora bien, en estos momentos de nuestras vidas cuando somos mayores, con algo de madurez y experiencia a cuestas… ¿que pensamos sobre la advertencia de nuestros padres acerca de no hablar con desconocidos? De seguro, estaríamos de acuerdo.

Conocer gente nueva, contactarlas e integrarlas a nuestro círculo de allegados es un hecho normal, en tanto que somos seres inmersos en una sociedad que cambia, evoluciona y se transforma, lo que involucra ampliar nuestro entorno de relaciones.

El hecho de hablar con desconocidos per se, no es un acto negativo. A diario, en nuestros sitios de estudio, en el vecindario, en nuestros lugares de trabajo, en el metro, el gimnasio, el supermercado o en cualquier otro lugar público, existen grandes probabilidades de entablar conversación con un extraño.

De igual manera, podemos conocer a nuevas personas a través de nuestros amigos habituales, aquellos que forman parte de nuestro asiduo grupo de conocidos, pero que actúan de intermediarios presentándonos a sus familiares o amistades.

Así que hablar con un desconocido en sí, no es el problema; el detalle es bajo cuales condiciones y en cual contexto lo hacemos. Es muy probable que estando en nuestra universidad, alguien que acude por primera vez nos aborde para preguntarnos alguna dirección; en nuestros sitios de trabajo, si es el caso el que nos toque atender usuarios o clientes, a diario conversaremos con extraños que, al frecuentar el lugar ya dejarían de serlo.

Pero en parajes solitarios, o a la salida de una entidad bancaria, en ciertos lugares nocturnos donde impera el consumo de alcohol, entablar conversación con un desconocido toma otro matiz y aunque no estamos exentos a que esto suceda, lo importante es saber hasta dónde podremos llegar en un posible contacto.

En medios de comunicación alrededor de todo el mundo, han sido reseñados casos de estafadores, extorsionadores, psicópatas, violadores, potenciales homicidas, pedófilos y en fin, personas sin ningún tipo de escrúpulos que tuvieron oportunidad de cometer sus fechorías, valiéndose de la inocencia o candidez de sus víctimas.

Cuando entremos en contacto con un desconocido, la recomendación es tener prudencia al hablar y compartir aspectos de nuestra vida privada. Sería descabellado evidenciar nuestro estatus social, bienes, posesiones materiales o cuentas bancarias con alguien que apenas estamos empezando a conocer.

Asimismo, debemos evitar situaciones de riesgo como compartir con estas personas en lugares solitarios o en sitios donde se esté ingiriendo alcohol o en su defecto, sospechemos que pueda existir consumo de drogas, porque corremos el peligro de que nos embriaguen con fines malsanos.

Los riesgos de entablar contacto con un extraño con oscuras motivaciones, no se circunscriben exclusivamente a la realidad. El mundo “virtual” relacionado a internet y las redes sociales también encierra peligros, por ello debemos ser prudentes con la información que compartimos en nuestras cuentas y perfiles pues, nos hace proclives a ser víctimas de algún delito…reiteramos, la clave está en la precaución y discreción.

Tags:
Fecha: 30-08-2017
Paginas Amarillas
Sigue a Infoguia.com en:
    
Seleccione Estado
Seleccione el Estado Amazonas Anzoategui Apure Aragua Barinas Bolívar Carabobo Cojedes Delta Amacuro Falcón Falcón (Morrocoy) Falcón (Paraguaná) Gran Caracas Guarico Lara Mérida Miranda Miranda (Altos Mirandinos) Miranda (Barlovento) Miranda (Guarenas / Guatire) Miranda (Valles del Tuy) Monagas Nueva Esparta Portuguesa Sucre Tachira Trujillo Vargas Yaracuy Zulia Zulia (Costa Oriental de Lago)

Infoguia.com

Av. Santiago de León, entre
Av. Roma y Bruselas, Qta. Yaya,
Nº. 469, La California Norte, Caracas